Tamaño de Texto:

adulto-mayor


La alimentación y nutrición es muy importante en esta etapa de la vida, ya que permitirá preservar y mantener la salud, así como limitar complicaciones que son frecuentes en este momento de la vida. Si nuestros adultos mayores tuvieran el suficiente cuidado y una buena calidad de vida podrían disfrutar de toda la experiencia y sabiduría acumuladas a lo largo de los años.

¿CÓMO ES EL APETITO EN LOS ADULTOS MAYORES?

En esta etapa, el gusto y al olfato tienden a declinar por lo que la dieta deber ser balanceada y atractiva, para que permita un aporte equilibrada de nutrientes que estimule el apetito y facilite una ingesta suficiente de alimentos. Cuando los adultos mayores incorporan dietas saludables pueden revertirse o retrasarse muchos de los cambios asociados al proceso de envejecimiento, asegurando de este modo, que muchos de ellos puedan continuar viviendo en forma independiente, disfrutando de una buena calidad de vida y compartiendo activamente dentro de la familia y de la comunidad.

¿CUÁNTAS VECES DEBEN COMER DIARIAMENTE?

En lo posible deben comer fraccionado, cuatro veces al día: desayuno, almuerzo, once y cena y una colación a media mañana. Las personas mayores suelen no comer en la noche, sin embargo, es importante mantener siempre una comida liviana al atardecer que evitará un largo período de ayuno y mejorará una serie de funciones metabólicas en el organismo.

¿QUÉ CAMBIOS CORPORALES SE PRODUCEN A ESTA EDAD?

Se observa una disminución del flujo de saliva que produce sequedad bucal limitando el consumo alimentos. Es frecuente encontrar además pérdida de piezas dentales, asociado al uso de prótesis dentales que pueden disminuir la eficiencia de la masticación. También se produce una menor motilidad intestinal que puede generar constipación.  Existe además una disminución de la lactasa intestinal que incrementa las molestias gastrointestinales cuando se consumen lácteos. El proceso de envejecimiento se suele acompañar de una pérdida masa muscular cuando se asocia a una reducción significativa de la actividad física.

¿QUÉ TIPO DE ALIMENTOS SE DEBE CONSUMIR?

Una alimentación saludable que contribuya a estimular el apetito y permita un aporte variado y equilibrado de todos los nutrientes es una condición básica  para cubrir todas sus necesidades nutricionales. De este modo, se pueden evitar deficiencias, mantener un adecuado peso corporal, retardar el desarrollo de enfermedades relacionadas con la nutrición y evitar la ingesta excesiva de algunos nutrientes como azúcar y grasa. El aporte de frutas y verduras en forma diaria, ya sea como ensaladas o guisos con agregados cárneos variados, leguminosas y cereales en formas de cremas o purés, así como de lácteos deslactosados contribuirán a mejorar el aporte nutricional en esta etapa de la vida. Es importante el estímulo de la familia para lograr una mayor ingesta de alimentos, así como también, para el desarrollo de actividades deportivas y recreativas.

¿CUÁNTO LÍQUIDO DEBEN TOMAR?

Las personas mayores son más vulnerables a la deshidratación como resultado de una disminución de la función renal y porque tienen un menor contenido de agua corporal. Debe recomendarse un consumo frecuente de líquidos, especialmente agua, al menos que esté contraindicado por problemas renales o cardíacos.