Tamaño de Texto:

¿Qué se entiende por obesidad?

obesidad infantil
La obesidad es una enfermedad crónica que se define como el exceso de grasa corporal que lleva a un aumento del  peso y  que conlleva numerosos riesgos para la salud.

¿Que se entiende por sobrepeso y obesidad en el niño?

En el caso de los niños, se habla de sobrepeso cuando éstos tienen una relación  peso/talla superior al 10%. La obesidad infantil corresponde a un aumento de la relación peso/talla sobre un 20% de lo observado en niños normales.
 
Otra forma para calificar a un niño de sobrepeso u  obeso es utilizando la relación peso/talla pero expresada como “Índice de Masa Corporal”, (IMC = Peso kilos/ (Talla metros)2). El IMC es útil porque tiene una buena correlación con la cantidad de grasa corporal. Hablamos de sobrepeso cuando el IMC se ubica sobre el percentil 85 y de obesidad cuando éste se ubica sobre el percentil 95 de las tablas definidas como referencia  para estas mediciones.

Los niños o adolescentes que practican deportes en forma periódica y de gran intensidad, donde se observa un aumento de peso, deben ser evaluados cuidadosamente, ya que este aumento puede corresponder a desarrollo de masa muscular. En estos casos no deben ser considerados como sobrepeso u obesidad, ya que no presentan aumento de su grasa corporal.

¿Los niños obesos tienen otras complicaciones en salud?

Sí, estudios efectuados en Chile y en el extranjero muestran que un 25% de los niños obesos que consultan presentan hipercolesterolemia y un 50% presentan hiperinsulinemia. También un porcentaje importante tiene asociada la hipertensión arterial, que junto a los otros factores, determinan un aumento del  riesgo cardiovascular desde etapas tempranas de la vida. Se observa que presentan también, dolores óseos: en rodillas; pies y espalda. Además, este exceso de peso, aumenta la frecuencia de dorso curvo y de pie plano.
 
Frecuentemente, los niños obesos tienen problemas sicológicos asociados tales como: baja autoestima y desórdenes depresivos,  que pueden agravar la obesidad.
 
En escolares mayores y adolescentes obesos podemos encontrar, además, hígado graso y en el caso de las niñas se observan alteraciones de los ciclos ovulatorios, asociados al denominado Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP).

¿Cómo prevenir el sobrepeso y la obesidad en los niños?

  • Recuerde que los niños son más pequeños que un adulto, por lo que necesitan comer porciones de alimentos más pequeñas.
  • Aunque le guste la comida que usted preparó no les repita la porción, aumentará innecesariamente la cantidad de calorías ingeridas diariamente.
  • Enséñeles desde pequeños a beber agua, no hay nada mejor para la sed que beber agua.
  • No le dé bebidas gaseosas y juguitos azucarados.
  • Enseñe a sus hijos a comer frutas y verduras desde pequeños. Recuerde que entre el año y los tres años se forman los gustos. Si aprende a comer frutas y verduras a esa edad, comerá toda la vida.
  • No les compre alimentos ultraprocesados: cereales para el desayuno, galletas, ketchup, snacks, bebidas, jugos en cajas, leches con sabor.
  • No envíe colaciones tales como galletas, papas fritas, ramitas, suflitos, galletas con coberturas de chocolates, chocolates, caramelos y bebidas gaseosas. Incorpore alimentos, frutas de la temporada, sándwich pequeños, nueves, almendras, y agua.
  • Limite los tiempos de televisión, computador, celulares y juegos electrónicos a no más de 1 hora al día.
  • Incentívelo a que diariamente juegue con sus amigos, pueden caminar, practicar deportes fútbol, basketball, natación, subir y bajar escaleras y porque no, pasear a su mascota. Recuerde, es importante que cumplan con sus tareas, pero también es importante que se mantengan activos.
  • No los tenga sentados toda la tarde haciendo tareas, haga intermedios donde puedan jugar.

¿Qué debe hacer si usted cree que su niño o niña presenta sobrepeso u obesidad?

Si usted cree que su niño o niña presenta un exceso de peso, ya sea sobrepeso u obesidad, debe consultar en su consultorio o con su médico para efectuar una evaluación de peso y talla, así como de diferentes indicadores sanguíneos tales como: colesterol, glicemia, insulinemia y otros como perfil bioquímico y hormona tiroidea que permitan detectar oportunamente otros factores de riesgo o complicaciones asociadas. La consulta precoz es muy importante, ya  que permitirá corregir prácticas inadecuadas de alimentación y de actividad física de su hijo y de la familia, así como otras complicaciones asociadas a la obesidad.
 
Después de los 4 años lleve a su hijo a controles de niño sano al menos dos veces al año para observar tendencia en el peso, así como, evaluar su crecimiento. En el caso de sobrepeso mientras antes sea la intervención, mejor será el resultado. La prevención de un aumento exagerado de peso y la modificación de estilos de vida es siempre la primera recomendación.

REFERENCIAS

Rosiek A, Maciejewska NF, Leksowski K, Rosiek-Kryszewska A, Leksowski Ł. Effect of Television on Obesity and Excess of Weight and Consequences of Health.  Int J Environ Res Public Health. 2015;12(8):9408-26.
 
Díaz Martínez X, Mena Bastías C, Celis-Moralesl C, Salas C, Valdivia Moral P.  [EFFECT OF A HEALTHY EATING AND PHYSICAL ACTIVITY INTERVENTION PROGRAM ON CHILHOOD OBESITY]. Nutr Hosp. 2015;32(1):110-7.
 
Keller A, Bucher Della Torre S. Sugar-Sweetened Beverages and Obesity among Children and Adolescents: A Review of Systematic Literature Reviews. Child Obes;11(4):338-46.