Tamaño de Texto:

¿Es posible continuar el amamantamiento cuando se vuelve al trabajo?

lactancia trabajo


Si, es posible mantener lactancia exclusiva al volver a trabajar.  Si no va a poder llevar al bebé al trabajo o tenerlo cerca para amamantarlo, debe comenzar a practicar la extracción manual de la leche para alimentar a su bebé.

1. ¿Cuáles son las recomendaciones para la extracción de la leche materna?

  • Para hacer la extracción de leche, usted debe mantener una rutina tanto en los horarios como de los elementos que va a usar.
  • Los envases elegidos para almacenar la leche deben ser de vidrio o de un plástico duro que resista el agua caliente o la esterilización y tener tapa de cierre hermético.
    Diariamente debe etiquetar cada envase con la fecha, hora y la cantidad extraída, y si va a ser enviado a la sala cuna, con el nombre del niño en lugar visible.
  • Previo a la extracción es necesario preparar los pechos, haciendo un masaje suave con pequeños movimientos circulares, siguiendo todo el contorno del cuerpo de la mama.
    También se puede presionar suave y rítmicamente el pezón imitando la presión que hace la lengua del niño o niña sobre él. 
  • Cuando los pechos están congestionados, se puede estimular el flujo de la leche colocando compresas tibias sobre ellos antes de iniciar la extracción.
  • El flujo de leche es variable: primero salen unas gotas y luego, cuando se desencadena el reflejo de eyección (“sentir que baja la leche”), éste es más abundante.
  • La apariencia de la leche va cambiando. Las primeras gotas son blanco-azuladas transparentes y luego aparece una leche blanca y cremosa. Algunos alimentos, medicamentos y vitaminas pueden hacer variar el color de la leche.
  • La cantidad de leche extraída en cada sesión puede variar según las circunstancias, el estado sicológico de la madre, la hora, el ambiente, el tiempo que se dedica a ello. Es ideal que la madre haga la extracción en un ambiente agradable y tranquilo.
  • Cuando la leche es almacenada, la porción de grasa se separa y queda pegada en las paredes de los envases, pero se mezcla al agitarla suavemente.

2. ¿Cómo se realiza la extracción manual de leche materna?

  • Lave muy bien las manos con jabón y ojalá escobille las uñas. La madre que amamanta debe mantener las uñas cortas para facilitar una buena higiene de ellas y evitar rasguños en el pecho del bebé.
  • Seque las manos con una toalla limpia, usada sólo para ese fin, o con toallas desechables.
  • Masajee la mama suavemente en forma circular, siguiendo la ubicación de los lóbulos mamarios para estimular la producción de leche.
  • Frote suavemente el pezón y areola para estimular los reflejos hormonales de la lactancia.
  • Sostenga el frasco o recipiente en la mano, apoyándolo en una mesa para que se mantenga en una posición estable.
  • Incline el cuerpo acercando el pecho al recipiente.
  • Con la mano libre, tomar el pecho rodeándolo con los dedos en “C”: el pulgar por encima apoyado en el borde externo de la areola y el resto de los dedos por debajo cuidando que el índice quede también apoyado en el borde externo de la areola.
  • Presione la base de la mama empujándola contra la pared de las costillas (pared del tórax), para exprimir hacia los senos lactíferos la leche que está en los alvéolos o conductos.
  • Comprima la mama con el dedo pulgar por encima en el borde externo de la areola, o a 3 ó 4 centímetros de la base del pezón cuando la mama es muy amplia y el índice por debajo.
  • Presione los dedos en el mismo lugar, sin que resbalen hacia el pezón ni frotar los dedos sobre la piel.
  • Presione y suelte entre el índice y el pulgar en forma intermitente y rítmica: presionar, soltar, presionar, etc.
  • Si la leche no fluye enseguida, no presione más fuerte, sino más constante y rítmicamente. Una vez estimulado el reflejo de eyección, saldrán uno o varios chorritos de leche por algunos minutos.
  • Siguiendo la distribución circular de los senos lactíferos, cambie la presión de los dedos por todo el contorno de la areola para vaciar las distintas zonas de la mama, en forma secuencial.
  • No presione o tire sólo el pezón ya que se inhibe el reflejo de eyección de la leche.
  • Cuando disminuya el flujo, repita el masaje y haga una suave vibración de la mama con el cuerpo inclinado hacia delante.  Si no sale más leche, extraiga de la otra mama.
  • Después de la extracción, humedezca el pezón y la areola con unas gotitas de leche y deje secar al aire. Tape el envase para su mejor conservación y no se olvide de rotularlo.
  • Seleccione un sistema de conservación según sea necesario: a temperatura ambiente, en refrigerador, en congelador dentro del refrigerador o en congelador separado del refrigerador.

3. ¿Cómo se saca la leche materna con bombas de extracción?

  • En el mercado hay disponibles distintos tamaños y modelos. Otros modelos, que resultan más efectivos, usan el sistema de émbolo-jeringa que succionan la leche y la depositan en una botella intercambiable, estos idealmente deben tener un tope de presión para no dañar la mama.
  • Hay bombas de extracción eléctrica, activadas con baterías o para conectarla a la red.
    La leche se deposita en botellas desmontables que vienen incluidas en el sistema.
  • Los modelos más sencillos usan el principio de succión al vacío y los más sofisticados usan el principio de succión-inyección, presionando y soltando alternadamente la base de la areola.  Estas últimas simulan mejor el masaje rítmico que el niño o niña hace en el proceso de amamantamiento y posibilitan la extracción simultánea de las dos mamas.
  • Las bombas eléctricas son caras y necesitan un buen servicio de mantenimiento y repuestos. Los modelos más completos son grandes y demasiado pesados como para acarrearlos a todas partes, de manera que se usan más bien en hospitales o servicios de lactancia.

4. ¿Cómo se procede a sacar la leche materna con una bomba de extracción?

  • La preparación previa de los pechos es similar a la que se indica para la extracción manual, adecuándose a la situación y al tipo de bomba que se usará.
  • Si la extracción va a ser simultánea, colocarlas sobre ambas mamas a la vez.  Si es en forma diferida, aplicarla en la que se extraerá primero y luego, poco antes de terminar con ella, colocarla en la otra.
  • Si la bomba no trae regulador mecánico la madre debe regularlo manualmente, evitando una fuerza de succión mantenida por un tiempo demasiado prolongado ya que puede producir daño en los pechos.
  • Todos los elementos de la bomba que han tenido contacto con la leche deben ser cuidadosamente lavados después de cada extracción, primero con agua fría y luego con agua caliente y detergente.

5. ¿Cada cuanto tiempo debe extraerse leche?

La frecuencia de la extracción estará determinada por el objetivo y el uso que se le dará a la leche extraída.
 
  • Extracción de leche para alimentar al niño y mantener la producción de leche

    Para alimentar a un niño normal o prematuro y mantener la producción de leche, en caso de separación temporal de madre-hijo, la extracción de leche debe hacerse con la frecuencia que el niño es amamantado, es decir, unas 6 a 8 veces al día y al menos una vez en la noche. Debe recordarse que mientras más leche se extrae más leche se produce. En cada extracción debe lograrse dos tipos de leche (primera y segunda leche).
    Para la madre que trabaja, se recomienda que no pase más de 4 horas sin extraerse.

  • Extracción de leche para descongestionar los pechos

    En este caso la extracción debe hacerse cada vez que sea necesario reducir el exceso de presión en las mamas. Habitualmente basta extraer una pequeña cantidad para que la madre sienta alivio. Recordar que mientras más se extrae más se produce.

  • Extracción de leche para facilitar la salida del pezón

    Cuando los pechos están demasiado llenos se dificulta el acoplamiento de la boca del niño, especialmente si los pezones son pequeños, planos o umbilicados. En estos casos es necesario extraer un poco de leche antes de iniciar la mamada para “ablandar la zona areolar”, aumentar la salida del pezón y permitir que ambos se introduzcan en la boca del niño.

  • Extracción de leche para suplementar en forma diferida

    En este caso se puede extraer la leche del inicio y la del final separadamente en diferentes frascos, para darla posteriormente al niño según sea la indicación médica.

6. ¿Cómo se guarda la leche extraída?

  • Se debe organizar previamente el sistema que se usará, para que no haya apuros de última hora que dificulten la extracción o determinen contaminación.
  • El manejo de la leche materna extraída es diferente si se va a utilizar en un niño normal sano y de término o si es para un niño prematuro o enfermo.
  • Si la leche no se utilizará inmediatamente después de extraída, el frasco que la contiene debe colocarse idealmente en un recipiente con agua helada o refrigerarse.
  • Si la leche va a ser almacenada y refrigerada, es ideal que el producto de una o más extracciones se guarde en frascos separados para dar las porciones equivalentes a una mamada cada vez que se necesite alimentar al niño o niña.
  • Los frascos deben etiquetarse con el volumen, el día y la hora de la extracción. En caso de que el niño esté hospitalizado o va a sala cuna, agregar el nombre bien claro y visible.
  • La leche materna extraída puede guardarse dentro del refrigerador (no en la puerta) hasta 5 días. Si no se usa en ese plazo debe desecharse.
  • Si se va a usar después de los 5 días es preferible congelarla.
  • Se puede congelar hasta 15 días en el congelador” del refrigerador, si es de aquellos con una puerta, y hasta por 3 meses, si es un “congelador” con puerta separada del refrigerador.
  • La leche recién extraída se puede mezclar con la leche refrigerada durante un período de 24 horas.
  • La leche materna fresca (no congelada) se puede reutilizar dentro del día, siempre que se haya enfriado bien entre alimentaciones.
  • Si no se cuenta con refrigerador la leche puede permanecer 8 a 12 horas a temperatura ambiente (21° C).  Si no es posible contar con una caja con tapa, de material aislante (ej. Plumavit) y con hielo en su interior para guardar los envases con leche extraída, éstos deben mantenerse sumergidos en agua fría.

7. ¿Cuánto dura la leche materna extraída?

duracion leche materna

8. Manejo de leche extraída

  • El manejo de la leche es diferente si se va a utilizar en un niño de término sano a un niño de término y/o prematuro enfermo hospitalizado.
  • La leche materna del prematuro tiene mayor cantidad de proteínas que la leche  de madre del niño de término, pero la cantidad de proteínas, calcio y fósforo, es absolutamente insuficiente para los altos requerimientos del prematuro, por este motivo se hace necesario el uso de fortificantes.
  • Es importante considerar que al momento de administrar la alimentación al niño, el envase debe agitarse suavemente para optimizar el uso del fortificante.
  • La leche debe ser almacenada en frascos separados para dar las porciones equivalentes a una mamada cada vez que se necesite alimentar al niño.
  • Verificar el correcto etiquetado de los frascos.

9. ¿Cómo se descongela la leche materna?

  • Es ideal un descongelamiento lento: en la noche anterior se debe sacar del congelador y poner en la parte baja del refrigerador.
  • Antes de usar la leche, se debe poner el envase que la contiene en un recipiente con agua tibia (38 a  40 ° C), agitándolo suavemente para distribuir mejor el calor. El agua no debe estar demasiado caliente, ya que el calor modifica la estructura de las enzimas y proteínas.
  • Se debe descongelar la cantidad total del envase, ya que en el proceso de congelación la grasa de la leche se separa del resto de la leche más líquida.
  • No debe utilizarse el microondas para descongelar.
  • Una vez descongelada la leche debe usarse dentro del período de 12 horas.
No se debe recongelar la leche que ha sido parcial o totalmente descongelada.

10. Limpieza de utensilios para la extracción (mamaderas o frascos, saca-leche)

  • Lavar con detergente y enjuagar con abundante agua, bajo el chorro de agua, para sacar los restos de detergente.
  • Aplicar un chorro de agua hirviendo sobre ellos.
  • Dejar que se sequen cubriendo con toalla desechable o un paño limpio.
  • Guardar en un lugar exclusivo para estos implementos.