Tamaño de Texto:

vitaminas


Las vitaminas son compuestos orgánicos esenciales, necesarios sólo en pequeñas cantidades que contribuyen al desarrollo de numerosas funciones biológicas y que no pueden en promedio ser sintetizadas en cantidades equivalentes a las necesidades del cuerpo. De acuerdo a su solubilidad se clasifican en: “solubles en grasa” (solubles en solventes no polares) vitaminas A, D, E y K y “solubles en agua” (solubles en solventes polares) vitaminas del complejo B: B1, B2, Niacina, B6, Ácido Fólico, Biotina, Ácido Pantoténico, B12 y vitamina C.


Vitamina A

La vitamina A es un término nutricional que describe a un conjunto de compuestos con similar actividad biológica (retinol). Incluye los denominados carotenoides (pro vitamina A) que son los precursores de retinol que se encuentran en los alimentos. Se denominan retinoide tanto al retinol como a sus metabolitos o derivados y también a una serie de compuestos con estructura semejante a retinol. La vitamina A en sus diversas formas es necesaria para la visión, crecimiento y desarrollo, mantenimiento de epitelios, sistema defensivo o inmunológico y reproductivo. La absorción y utilización de la vitamina A es mejorada por la presencia de grasas y proteínas en la dieta. La vitamina A preformada o vitamina A propiamente tal, se encuentra sólo en alimentos de origen animal, hígado, asociada a la grasa de la leche y huevos. Los carotenoides se encuentran en vegetales verdes, amarillos (espinacas, acelgas, zanahorias, camote, zapallo) y también en frutas. La intensidad del color está asociada con la cantidad de carotenoides que contienen. La deficiencia de vitamina A se manifiesta por falla en la visión de preferencia nocturna que en su grado máximo lleva a la ceguera. También su déficit se asocia a disminución de la función inmunológica. El exceso puede producir dolor de cabeza, nauseas y vómitos, también algunas lesiones de piel como descamación, sequedad de mucosas y caída del cabello. Cantidades excesivas pueden ser tóxicas para el feto en el primer trimestre del embarazo.

Vitamina E

La vitamina E juega un importante papel en el metabolismo y funcionamiento de todas las células especialmente como antioxidante, ya que protege a las membranas de la acción del oxígeno y otros radicales libres. Se localiza en la porción lipídica de las membranas celulares protegiendo a los fosfolípidos insaturados de las membranas de la degradación oxidativa proveniente de especies reactivas al oxígeno y de los radicales libres. Dos grupos de sustancias activas actúan como vitamina E, los “tocoferoles” y los “tocotrienoles” con menos actividad como vitamina E que los tocoferoles. Su absorción en el intestino delgado depende de una adecuada cantidad de grasas en la dieta y de una buena función  biliar y pancreática. La vitamina E es sintetizada sólo por los vegetales, especialmente de donde se extraen los aceites: maíz, soja y maravilla entre otros. Las vegetales de hojas y otras partes verdes aportan tocoferoles y el salvado y germen de trigo aportan tocotrienoles. Las carnes tienen bajo contenido de vitamina E y su cantidad dependerá de la cantidad de esta vitamina en la dieta de los animales. Aproximadamente dos tercios de los requerimientos diarios de vitamina E provienen de los aceites, margarinas y otros tipos de salsas. Las deficiencias son infrecuentes y generalmente están asociadas a problemas de absorción de grasas (atresia biliar, insuficiencia pancreática) y se relacionan con alteraciones del sistema neuromuscular: disminución de los reflejos, debilidad y trastornos visuales o relacionados con problemas de trastorno de lípidos (abetalipoproteinemia). En los niños que nacen prematuros, donde se observa una reducida absorción intestinal y una gran velocidad de crecimiento, se pueden observar déficit sino son suplementados con vitamina E. Es una de las vitaminas menos tóxicas, pudiendo tolerarse grandes ingestas sin problemas. En dosis muy alta puede observarse un efecto antagónico en la utilización de grasas y en pacientes con terapia anticoagulante pueden exacerbarse los efectos anticumarínicos, es decir se puede favorecer el sangrado.

Vitamina D

La vitamina D o Calciferol es más bien una hormona que una vitamina y es producida en el cuerpo por la acción de los rayos ultravioletas sobre el colesterol en la piel. Así, la exposición al sol favorece su desarrollo, excepto en aquellas personas que cubren su cuerpo o evitan el sol o que viven en zonas con poca luz solar. En aquellos que la obtienen de la dieta, se comporta como una vitamina. Dos componentes, el 7-dehidrocolesterol presentes en las grasas de animales y el ergosterol presente en los vegetales, sirven como sustancias de donde se origina vitamina D (precursores), obteniéndose el colecalciferol o vitamina D3 y el ergocalciferol o vitamina D2 respectivamente. La vitamina D, también está presente como tal en los alimentos y  es mejor absorbida en el intestino cuando la dieta contiene una cantidad adecuada de grasas. Esta vitamina,  juega un rol fundamental en la mineralización o formación de los huesos, porque regula la absorción de calcio a nivel intestinal y el mantenimiento de una adecuada relación calcio fósforo. Se encuentra en productos de origen animal, especialmente la leche con toda su grasa, yema de huevo e hígado y en aceites de pescado o pescados con alto contenido de grasa como salmón. El déficit de vitamina D, se manifiesta como raquitismo (falla en la formación del hueso) en los niños y como osteomalacia en adultos (reducción en la cantidad de hueso formado). El exceso puede producir intoxicación, especialmente en niños, generando hipercalcemia (aumento del calcio en la sangre) e hipercalciuria (aumento del calcio en la orina) con daños variables de los riñones y del corazón en forma irreversible.

Vitamina K

Corresponde a una serie de compuestos que tienen una acción antihemorrágica. La filoquinona o vitamina K1 es sintetizada por las plantas, las menaquinonas o vitamina K2 es producida por bacterias. También existe la menadiona o vitamina K3 que es un compuesto sintético (elaborado químicamente) y es dos veces más potente que las formas naturales. La vitamina K se absorbe a través del intestino delgado, en presencia de grasa dietaria. La vitamina K1 es transformada en K2 por acción bacteriana en el intestino. La vitamina  K2 producida por la flora bacteriana se absorbe en el intestino grueso. En la dieta se encuentra en los vegetales verdes como brócoli, lechuga, repollo, nabos. Pequeñas cantidades se encuentran en productos lácteos, huevos y carnes. Su déficit produce hemorragias que en casos severos lleva a la anemia. El déficit de vitamina K es infrecuente y se asocia a problemas en la absorción de lípidos o por destrucción de la flora intestinal por uso de antibióticos en forma prolongada. También los niños prematuros y los recién nacidos pueden presentar deficiencia. Dosis excesiva de la vitamina K3 o menadiona puede producir anemia hemolítica e ictericia en lactantes recién nacidos.

Vitamina B1 o Tiamina

La Tiamina o Vitamina B1 juega un rol fundamental en el metabolismo de los carbohidratos y en la función neural. Se encuentra en numerosos alimentos, pero en pequeñas cantidades, especialmente, en levaduras e hígado, así como en cereales integrales. Su deficiencia se asocia a anorexia y pérdida de peso, en su grado máximo se asocia a compromiso cardiovascular, enfermedad que se denomina“beri-beri”. Puede observarse un déficit también en personas alcohólicas, por una ingesta inadecuada y por falla en la absorción.

Vitamina B2 o Riboflavina

La vitamina B2 o Riboflavina participa en el metabolismo de carbohidratos, aminoácidos y grasas. También se le ha descrito una función antioxidante y necesaria para el funcionamiento de otras vitaminas  como la niacina  y piridoxina. Se encuentra en alimentos ricos en proteínas como carnes y leche. Su déficit, se presenta asociado a falta de otras vitaminas, sensación de quemadura y enrojecimiento de los ojos, labios y lengua y erupciones en la piel.

Niacina

Es el término genérico para dos componentes: la  “nicotinamida” y el “ácido nicotínico” que participan en numerosos procesos relacionados con utilización de carbohidratos, grasas y respiración de los tejidos. Un aminoácido de la dieta, el triptófano es el precursor de la niacina. También se encuentra en los alimentos cárneos y en levaduras. Su deficiencia se caracteriza por dermatitis, diarrea e inflamación de las mucosas y se presenta asociada a dietas carentes de otras vitaminas. La máxima expresión del déficit se denomina “pelagra” y se caracteriza por dermatitis con pigmentación de la piel, debilidad  muscular, anorexia y diarrea. Su toxicidad es mínima, altas dosis puede producir enrojecimiento y dilatación vascular.

Vitamina B6 o Piridoxina

La vitamina B6 engloba a tres compuestos: la piridoxina, piridoxal y piridoxamina. Participa  fundamentalmente en el metabolismo de los aminoácidos, siendo necesaria también para la formación de neurotransmisores como la serotonina y adrenalina y para la conversión del triptófano en niacina. Se encuentra en grandes cantidades en las carnes blancas, huevo, granos enteros, especialmente trigo y vegetales. Tiene poco efectos tóxicos. Su déficit produce alteraciones en la piel y cambios neurológicos. En altas dosis puede producir neuropatía.

Folatos

Los folatos que se encuentran presentes naturalmente en los alimentos de hojas verdes corresponden a pteroil-poliglutamatos. Estos difieren entre sí, en la longitud, en el estado de reducción del grupo pteroil, en la naturaleza de los sustituyentes del anillo de pteridina y en el número de residuos de glutamato unidos a este grupo. El ácido fólico, un folato sintético, usado en suplementos vitamínicos y en fortificación de alimentos corresponde a un ácido pteroil-monoglutámico, una forma de pteroilglutamato más oxidada que los folatos naturales.
El hombre y los mamíferos en general, son incapaces de sintetizar folatos, a excepción de la síntesis de novo de la flora intestinal, algunos de los cuales terminan siendo incorporados a los tejidos. Los mamíferos pueden sintetizar todos los componentes de los folatos, pero no logran acoplarlos debido a la inexistencia de la enzima requerida para unir el anillo de pteridina con la molécula de paraaminobenzoico. De esta, manera los requerimientos diarios de folatos deben ser obtenidos a través de la dieta o de  suplementos vitamínicos.
Los folatos son co-factores y co-sustratos para la metilación biológica y la síntesis de ácidos nucleicos. Funcionan también como moléculas regulatorias y actúan en varias reacciones enzimáticas claves, transportando unidades activas de un átomo de carbono. Actúan además, como sustratos para las reacciones donde ellos participan. Estas unidades monocarbonadas son  necesarias para la síntesis de purinas y timidilato, siendo de esta manera,  esencial para la síntesis, replicación y reparación de ADN. Sus principales fuentes son los vegetales de hojas verdes brócoli, espinaca, espárragos, hongos. Su déficit se asocia a un tipo de anemia macrocítica. La ingesta excesiva puede generar convulsiones en personas en tratamiento con un anticonvulsionante, la fenitoína. Se ha descrito que una ingesta elevada de ácido fólico sintético podría asociarse a una mayor probabilidad de riesgo en el desarrollo de cáncer de colon, mama y próstata y a una mayor velocidad de deterioro cognitivo en adultos mayores.

Vitamina B12

Bajo este nombre se agrupan una serie de compuestos denominados cobalamina con actividad de vitamina B12, de las cuales las más activas son la cianocobalaminas y la hidroxicobalaminas.  Se absorbe con la ayuda de una proteína producida en el estómago denominada factor intrínseco. Participa en el funcionamiento de todas las células, en especial, las del tracto gastrointestinal, medula ósea y tejido nervioso. Es sintetizada en el organismo por las bacterias del colon. En los alimentos se encuentra en el hígado, leche, huevos, pescados y carnes. Su déficit favorece el desarrollo de la anemia megaloblástica y problemas neurológicos, así como, manifestaciones neuropsiquiátricas, especialmente en el adulto mayor. No se ha demostrado efectos tóxicos.

Ácido Pantoténico

Esta vitamina juega un importante rol en el metabolismo de aminoácidos, proteínas y grasas. Se encuentra en alimentos vegetales y carnes, especialmente en paltas, hongos, yema de huevo, leche y camotes o papa dulce. Su déficit, se relaciona con falla en la formación de grasas y producción de energía que se traducen en alteraciones de la piel, hígado y glándulas adrenales. No se han reportado efectos tóxicos. 

Biotina

Es una vitamina sintetizada por la microflora del colon, por lo que las deficiencias son raras. Cumple importantes funciones en el metabolismo de grasas y carbohidratos. Sus deficiencias se asocian a otras vitaminas del complejo B y son infrecuentes dado que se sintetiza en el intestino.

Vitamina C

La vitamina C o ácido ascórbico es una vitamina que cumple numerosas funciones en el organismo: como antioxidante ya que puede actuar sobre los radicales libres, en la formación de colágeno que permite la integridad los tejidos y huesos y en la formación de neurotransmisores. También facilita la absorción del hierro en el intestino y promueve la resistencia a las enfermedades. En la dieta se encuentra principalmente en frutas y vegetales. El déficit de esta vitamina se asocia con hemorragias en la piel, dolor articular, lesiones de piel. El escorbuto es la enfermedad producida por la falta de esta vitamina. El exceso se relaciona con gastritis y favorece la formación de cálculos renales.